La auditoría (Capítulo III)

Lo que nunca debe ser una auditoría

No nos adentraremos en el presente artículo en las conclusiones sobre los contratos o las cuentas analizados. Quedará para siguientes entregas. En la presente nos limitamos a ver lo general, las notas a pie de página, la introducción y lo que cita en los informes como capitulo 3, en otros lados citado como apartado 3.

Debemos advertir que desconocemos por completo, aun a pesar de haberlo solicitado, el contenido de las bases de licitación y consecuentemente el contrato. Creemos que es fundamental el conocimiento de estos documentos para poder opinar de forma objetiva sobre él. La opacidad de este Equipo de Gobierno nos hace pensar que lo que dice el auditor está contemplado en el contrato tal y como el auditor hace uso de ello.

También desconocemos cual ha sido la actitud de D. Miguel Hinojosa Cervera ante la intención o pretensión del gobierno sobre la ejecución de esta auditoría. Desconocemos por tanto cual fue, cuando y en qué condiciones, la petición formal de éste interventor al Gobierno sobre la necesidad de recursos para posibilitar, con todas las garantías legales, esta auditoría. Aunque quizás lo primero que deberíamos preguntarnos es sobre la petición formal que ha realizado el Gobierno al citado interventor para que hiciera la auditoría. Nada de esto se dice en la comunicación del Gobierno en su web, aspecto que creemos fundamental para entender todo lo que ha sucedido.

Debemos recordar, o anunciar para quien no lo sepa, que a la misma persona que en la apertura de picas se identificó como representante de la firma auditora, se le puso a trabajar en una mesa en una zona de tránsito y allí estuvo varios días trabajando. Todo el que pasaba por allí podía ver lo que este señor estaba haciendo. Esta circunstancia pone en evidencia la credibilidad del interés de este Gobierno en la auditoría. Mucho nos tememos que sea un mero formalismo de trámite, una forma sutil de Cubrir el Expediente. Eso sí, con altos costes para Valdemorillo.

Dicho lo anterior, desde P.AN.V, sin pasar de la primera pagina de los documentos que sobre la auditoría se publican en la web oficial del Ayuntamiento y que se encuentran en la dirección “http://82.98.144.185/participas/transvaldemorillo/gestion-economica/otra-informacion-de-caracter-economico/es/33”, debe decir:

En primer lugar: Los informes publicados, desconocemos otros que puedan existir, están datados con fechas del 14 y 16 de junio/2016. Es obvio que se han sobrepasado en cinco meses el plazo comprometido. Ni el Ayuntamiento ni el auditor dan la más mínima explicación del por qué este gran retraso. Esto nos induce a pensar que nos ocultan cosas importantes que deberíamos conocer. En cualquier proyecto todo incremento del tiempo lleva consigo un incremento de su coste. Ya no nos vale eso de “y sin coste adicional para los vecinos” ¡Ya no cuela! Estamos hartos de tan repetida expresión, cotidianamente se ha demostrado su falsedad.

En segundo lugar: Dice el Auditor “De acuerdo a las limitaciones…”. En P.AN.V entendemos que las únicas limitaciones son las dadas por la lista de contratos a analizar y no otras, pues todo el Ayuntamiento, desde el primer funcionario hasta el último, deberían estar advertidos de su compromiso para con el pueblo y por tanto deberían estar al servicio de esta auditoría. No es admisible, si es que ha existido, la más mínima traba ni retraso injustificado en la entrega de la documentación que el auditor solicitara. Quien lo haya cometido debería estar en su casa.

En tercer lugar: Siguiendo con las “limitaciones” que el auditor cita, sí parece que han existido algunas y las cita en el primer párrafo del apartado 3.1. cuando habla de los expedientes, en el que dice literalmente: “…, si bien no consta que se le haya asignado ninguna numeración que permita validar el número total de cajas que integran un expediente o que la totalidad de la documentación se encuentre archivada en dichas cajas, por lo que la revisión efectuada se basa en la que los técnicos municipales indican que es la que lo constituye.”. Leído esto, es difícil entender cómo es posible que la auditoría se haga sobre expedientes sobre los que no se tiene garantía de su completitud.

Es conocido el auténtico desorden burocrático que se mantiene dentro de este Ayuntamiento. Un juez de instrucción ha calificado un expediente que se le remitía como “BATIBURRILLO DE PAPELES”. Inadmisible en aquel caso e inadmisible en este. O sobra el responsable de este gran desorden, o sobran todos los que se lo permiten. Quizás ambos. También sobra el auditor que no ha dejado escrito de forma clara y nítida cada uno de los problemas que ha encontrado en cada uno de los expedientes.

En cuarto lugar: Dice el auditor en el pie de página, carátula de los tres documentos, “este documento puede habérsele facilitado en versiones formato electrónico y en papel, según sus preferencias. Por tanto, pudieran existir múltiples copias y versiones…” Nos resulta inaudito esto que dice el auditor. No nos extraña ni nos preocupa que puedan existir cientos de copias en distintos soportes, lo que si nos extraña y nos preocupa es que el propio auditor anuncie que puedan existir distintas versiones. Solo una, la firmada y sellada es admisible en este tipo de documentos y si se entregan dos se dice cual es la uno y cuál es la dos. Esto nos lleva a cuestionarnos si la copia expuesta en la WEB es la verdadera o es la falsa. En cualquier caso si nos queda claro que esto no es propio de una administración seria y responsable. Un Gobierno municipal no puede actuar de esta forma tan irresponsable.

En quinto lugar: Visto lo anterior lo que nos parece totalmente inadmisible es que este gobierno municipal publique en la web oficial una copia cuyo original no está ni firmado por el auditor, D. Rufino Aguado Rodrigo, ni sellado para la firma que representa, Business RISC Cervices Auditores, S.L.P. La falta de estos requisitos nos pone en la tesitura de tener que pensar que este documento puede no ser válido. Nadie se hace responsable de él, por mucho que esté identificado en el pie de firma.

En séxto lugar: No es admisible que el auditor se reserve, sobre estos documentos, el derecho de autor. Dice el auditor en el apartado 1. Introducción

“el objeto de la auditoría es la emisión de un informe para dar cumplimiento a lo dispuesto en el mencionado contrato, no pudiendo ser utilizado para ninguna otra finalidad ni ser distribuido a terceros sin el consentimiento previo expreso de BRS Auditores”

Ya hemos manifestado nuestro desconocimiento del contrato pero entendemos que es de todo punto inadmisible que el auditor ponga estas serias y graves limitaciones, salvo que el Gobierno municipal lo haya admito, lo que sería aún peor.

Vistos estos problemas, no dudamos que puedan existir más, desde esta página P.AN.V no nos queda más remedio que pedir al Ayuntamiento que, de forma urgente, se subsanen estas graves deficiencias y se haga la publicación de todo aquello que nos permita tener una idea clara de lo que hay sobre la auditoría. Y si este Gobierno municipal no quiere defender los intereses generales de Valdemorillo que no nos coarte a los vecinos y organizaciones nuestra libertad de actuación y desde luego que dimitan y se vayan a sus casas.

Valdemorillo, 28 de junio de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s