La Aldea de Valmayor, por Enrique Suja.

El documento más antiguo que conocemos en el que aparece el nombre de Valmayor, reseñado como uno de los mojones linderos de la cuadrilla de Valdemorillo, es un texto de 1306 (1) que regula el repoblamiento segoviano al sur de la Sierra de Guadarrama, texto que parece ser una copia de otro anterior de 1208, si bien, existen opiniones de que podría ser copia, a su vez, del original de 1136, en el cual el rey Alfonso el Noble, dona al obispo de Segovia el castillo de Catalifa y la iglesia y el lugar de Batres para su repoblación (2).

En base a estos documentos y a falta de registros arqueológicos del lugar, podemos aventurar que en el  siglo XII, tal vez en 1136 con Alfonso VIII, grupos de segovianos fundan, a la sombra de Valdemorillo, una aldea de amplios prados para el ganado.

Será contemporánea de la aldea del Berrueco con su iglesia dedicada a San Macario, hoy bajo el embalse de La Jarosa y de la aldea de San Bartolomé, origen de Fresnedillas, que se deshabita hacia 1350 a causa de la peste negra. Desde luego será anterior a la de Galapagar, Guadarrama o Torrelodones, fundadas entre 1224 y 1276, durante la cuarta repoblación.

La penetración debe realizarse partiendo del antiguo Balar Humait, futuro camino real entre Segovia y Toledo, a su paso por Monesterio, donde ya existía un conventual visigodo, hasta llegar al amplio valle que forma la parte alta del rio Aulencia. La aldea se reparte sobre una superficie de media hectárea donde levantarán sus casas quince o veinte vecinos.

En una pequeña elevación del terreno, dominando el poblado, se construye una iglesia-fortaleza, cuya estructura arquitectónica es fruto de las azarosas circunstancias que se dan en los tiempos posteriores a la Reconquista. El enemigo tradicional ya ha sido arrojado lejos, pero aún es preciso dotar a los vecindarios de estos núcleos de un eventual amparo para los casos de fugaces  razias. (3) La aldea debe tener un escaso crecimiento viviendo en un duro medio rural con una economía de subsistencia pues en los primeros años del reinado de Felipe II, hacia 1560, tiene 50 habitantes, mientras Valdemorillo cuenta 300.

Desconocemos la advocación a la que fue dedicada esta primera iglesia pero pudo ser a Nuestra Señora de Valmayor, según se dice en el libro parroquial de la iglesia de Navalquexigo. A los pies de esta virgen fue bautizado el 30-1-1594 Sebastián, hijo de Ginés Hernández y de la Calderona, su mujer, vecinos de Valmayor.

Cuando se terminó la obra de San Lorenzo el Real, en 1584, el rey Felipe II decide anexionar las tierras colindantes entorno del Monasterio, para crear un espacio privado y l compra todo, prados, pequeños terrenos, huertas, etc., que conformarán La Fresneda, La Herreria y Monesterio, donde existe un palacete del siglo XV en el que pernocto Isabel la Católica en uno de sus viajes de Valladolid a Madrid.

En 1590 el rey mandó que se hicieran averiguaciones sobre la dehesa del Campillo, con el fin de comprarla. Ante la negativa de sesenta vecinos renteros a vender, el rey recurre a una estratagema para desalojarlos del lugar, que consiste en extinguir el Santísimo Sacramento de las cuatro Iglesias que existen en El Campillo y en Monesterio. Así sucede con San Sebastián, Santo Tomé, Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora de la Esperanza (4), y una vez convertidas ermitas saca las imágenes de los límites de la futura tapia. (5)

Ocurre que Nuestra Señora de la Esperanza, que por tradición y experiencia milagrosa, (6)es llevada a la aldea de Valmayor en solemne procesión en el verano de 1594, tal vez conducida por Pedro de Miranda, cura del Campillo y el licenciado Balbuena, cura propio de Valmayor. A este traslado acudirán gentes de Valdemorillo entre los que se cuentan Gaspar de Aguilar, guarda de a Caballo del Campillo y Monesterio. Tras lo cual el rey pasa a tener la propiedad el 31 de diciembre del año 1594.

Para este importante evento se reforma la primitiva iglesia con trazas góticas y  sobre los antiguos muros de mampostería se levanta una bóveda de crucería. Se  crean una capilla mayor de planta cuadrada y se adosan contrafuertes en los ángulos exteriores para sujetar el empuje de la bóveda, un óculo en la fachada sur ilumina el espacio interior. El exterior se rodea con una cornisa decorada con bolas y con escudos nobiliarios en las esquinas, que pudieran estar pintadas y testimonian la contribución a la iglesia de los hidalgos que viven en Valdemorillo, pes la aldea de Valmayor asa a ser anejo de este municipio entre 1559y 1565 (7). Al norte una pequeña sacristía adosada y al oeste un pequeño atrio que protege la puerta de entrada, cuadrada, sin decoración, lo que completa el edificio.

En los últimos años del siglo XVI Valmayor llego a tener cien vecinos con gentes venidas de Valdemorillo, El Campillo, Navalquexigo y Peralejo, el otro anejo de Valdemorillo, y hubiera prosperado más si el paludismo crónico, propiciado por la humedad del lugar, no se hubiera encargado de terminar con el asentamiento. Aún quedan ruinas y cimientos de las casas, una de las cuales se conoce como “La Casa de la Hidalga”.

Tenemos los nombres de algunos vecinos que vivían en Valmayor en el siglo XVI. Miguel del Hoyo, 1517. Diego Osorio, 1543. Sebastián Laguna y María Alonso, su mujer, 1546. Bartolomé Remoludo, 1549. Pedro Corral, el mozo, 1574. Juan Montero, 1576, Pedro Antonio Corral, 1578. Francisco Blanco, 1579. (8) Ginés Hernández, Gabriel Hernández, Juan Calderón y Juan Marcos en 1594. (9)

También sabemos sobre las jóvenes casaderas de Valmayor que aspiran a obtener una dote de la fundación del licenciado Miranda en 1604-1605. Para este trámite se solicita información sobre María y Ana Alonso, doncellas huérfanas, parientes en sexto grado del bachiller Miranda, vecinas de Valdemorillo y moradoras en Valmayor. (10)

Información sobre Ana Cardeña, vecina de Valmayor, casada con Juan de Santos, hija de Diego de Cardeña y de María Hernández, a fin de recibir la dote del licenciado Miranda.

En el año 1613 se extingue el Santísimo Sacramento de la Iglesia, convirtiéndose en ermita.

En el año 1628 solo quedan cinco vecinos pecheros, Gabriel Corral, Andrés Martín, Juan Hernández, la viuda de Sebastián Martín y la viuda de Antonio Blasco.

En el libro de enterramientos de Valdemorillo y Valmayor consta que el último verificado fue en el año 1634.

En el año 1648 no queda ningún vecino, está despoblado.

La mayor parte de los habitantes de Valmayor pasan a vivir en Valdemorillo pero algunos otros lo hacen a El Escorial, Peralejo o Navalquexigo, donde encontramos apellidos Frutos, Alonso y del Pozo. Juana del Pozo casada con Manuel Martín, guarda del Real Bosque, es posible que sean estos devotos vecinos los que celebran misas en la ermita entre 1705 y 1749. (12)

La puerta de arco apuntado, con decoración de bolas, típica del arte gótico y el óculo situado encima se realizaron, junto con la pequeña nave dedicada al culto, en un proceso de restauración de la ermita en los años setenta.

El retablo que vemos en la ermita, del siglo XVIII, fue traído de un convento de Ávila para sustituir el destruido durante la guerra del 36. Conserva unas pinturas en el interior de la hornacina con motivos alegóricos al culto mariano, un sol, ELECTA VT SOL, un pozo,  PUTEUS AQVARVM, y una fuente FONS SIGNATVS.

La pila bautismal, que encontraba en un prado cercano y servía de pesebre para el ganado, fue donada en 1945 por D. Cesáreo Barroso, cura de Valdemorillo, a la Iglesia de Colmenarejo, donde se encuentra.

 

Fuentes Consultadas

(1).- Los Quiñoneros de Segovia, siglos XIV y ZXV. María Asenjo González. Madrid.

(2).- Historia de la Insigne Ciudad de Segovia. Diego de Colmenares.

(3).- Arquitectura y Desarrollo, tomo VIII. Comunidad de Madrid. 1999.

(4).- El Escorial. Gregorio Sánchez Meco. Ayuntamiento de El Escorial. 1995.

(5).- La Cerca de las Posesiones Monacales. V.M. Rosado. Gaceta del Coliseo. S.L. del E.

(6).- Informe de Matías Palacio al Cardenal Lorenzana. 1789.

(7).- Informe de Matías Palacio, oc.

(8).- Archivo del Palacio Real.

(9).- Archivo Parroquial de Valdemorillo.

(10).- Inventario de documentos de la Real Biblioteca.

(11).- Censo de 1628 para Valdemorillo.

(12).- Libro Parroquial de Navalquexigo de 1756.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s